El entorno

Menorca

QUÉ VER Y QUÉ HACER

QUÉ VER Y QUÉ HACER

El gran legado cultural que ha heredado la isla es proporcional a la pasión de su gente por lo auténtico y a la gran pureza de su cultura popular. Esta tan peculiar expresión cultural se manifiesta en las tradicionales fiestas de las diferentes poblaciones en las que el caballo de raza autóctona es el verdadero protagonista. Así como en su variada artesanía creada por las manos más sabias de la isla o en la expresividad de sus atávicos bailes folclóricos..

Menorca abre todos sus escenarios a nuestros sentidos. La variedad de actividades lúdicas que ofrece la isla se dan en privilegiados entornos, en su mayoría naturales, que dotan cada espectáculo de una atmósfera mágica; como la que se origina en unas antiguas canteras de marés: Ses Pedreres de S'Hostal. Entorno privilegiado donde la Asociación Cultural Líthica propone inolvidables noches bajo el influjo de la luna, como la Fiesta de la Luna Llena en agosto.

Joventuts Musicals de Maó organiza un Festival Internacional de Música en el Claustre de Sant Francesc en Maó donde tendremos la oportunidad de disfrutar de la calidad de reconocidos interpretes de música clásica. Otra forma de paladear la buena música en otro marco incomparable son los conciertos de órgano dedicados a los clásicos que se celebran por las mañanas en la Iglesia de Santa María en Mahón. Nadie debería perderselos.

La gastronomía de la isla bien merece un capítulo aparte. La caldereta de langosta es sin duda el plato estrella aunque hay manjares mucho mas asequibles que podrá degustar en muchos restaurantes de la zona. Entre las delicatessen locales, el Queso de Mahón, el gin y los embutidos tradicionales que se elaboran de forma artesanal; lo que cuenta es el saber hacer, sin prisas, como se ha hecho toda la vida en las casas de la isla. La sobrassada es un buen ejemplo.